Rutina creativa 14: Víctima o Protagonista

 In Acompañamiento en el #COVID-19: Rutina Curativa, Blog

 

El confinamiento puede producirnos dudas, temor, inquietud, angustia. Se ha transformado nuestra realidad, y está bastante claro que no solo la del momento presente sino también, la de nuestro futuro inmediato.

Podemos sentir que estamos en una posición de víctimas, ya que no hemos escogido nada de lo que sucede, ni tampoco las modificaciones que tenemos en nuestra vida cotidiana, que con probabilidad nos han desajustado de una forma u otra. Es fácil situarse ahí, en una queja más o menos manifiesta, y generarnos sentimientos de impotencia, inquietud o miedo. Por eso siento que más que nunca, tenemos que ser protagonistas.

Hemos aprendido, que lo importante o determinante, no es lo que pasa si no aquello que nosotr@s hacemos con lo que pasa.

Es el momento de poner en práctica esta máxima. La realidad tiene limitaciones, imposiciones, circunstancias o razones que es evidente, que muchas veces no podemos modificar, pero la actitud con la que nos enfrentamos a todo ello promueve el desenlace de cómo lo vamos a vivir. Por tanto, elegir que nuestra actitud esté vinculada a la inteligencia activa, procurando fijarnos más en las posibles soluciones y dejando de dar vueltas constantemente al problema, participar de forma creativa en mejorar todo lo que dependa de nosotr@s, adaptarse para avanzar, y no solo para sobrevivir…, buscar información que nos ayude a todo esto, y nos vincule con un conocimiento que conecte con la posibilidad de potenciar nuestros propios talentos y de confiar en ellos, aprender nuevas estrategias que nos den la confianza necesaria para sentir que debo y puedo aprender …, son nuestras herramientas para cambiar esa percepción limitante de víctima y dar el salto a ser protagonista.

La persona protagonista de su vida, no es la que puede elegir las circunstancias o la realidad, sino la que sabiamente ante la adversidad crea un camino de posibilidad. Aceptar que muchas cosas no las podremos cambiar, pero que a la vez hay otras en las que podemos intervenir, y que podemos escoger la forma sana de hacerlo … , es la verdadera Transformación.

Tal vez una reflexión que nos puede ayudar es la que nos lleva a darnos cuenta de cuantas cosas inútiles manteníamos en nuestra vida.
Cuánto tiempo perdido en cosas qué tal vez ahora no escogeríamos. Cuantas cosas haríamos si nuestra libertad no hubiera quedado quebrantada, para disfrutar de un domingo como este que se ha despertado con un cielo precioso, y un sol brillante, haciendo honor a la primavera. Quizás cosas que antes pudiéndolas a hacer, las aplazábamos o dábamos prioridad a lo que ahora descubrimos que no tiene sentido.

Estas reflexiones nos están indicando un nuevo orden. El darse cuenta es un movimiento de la conciencia, y ese nuevo orden, si parte de la libertad de poder escoger cómo vivimos las cosas y cómo aprovechamos las experiencias que nos traen, es evidente que nos llevará a una sensación de dignidad interior, porque tendremos muchas incertezas externas, pero una certeza interna sólida e intransferible, que nos servirá de guía: Convertir el obstáculo en posibilidad.

Tal vez, todo esto puede tener una gran ventaja, y es aquella que nos permite salir del anquilosamiento moral, de la rutinas monótonas y aburridas, que simplemente afianzaban la búsqueda de la comodidad, creando un aletargamiento fusílame. Quizás podemos construir ahora una rutina amorosa, adornando nuestra cotidianidad, poniendo entusiasmo en pequeñas cosas que tienen un inmenso valor y que están en nuestras vidas. Resaltar qué es lo sagrado, y dedicarle a ello nuestra atención, para respetarlo, y vivirlo disfrutando en cada momento.

Quizás, nuestro corazón puede imaginar cómo cuidaremos de forma especial todo aquello que en este momento no podemos hacer, cuando recuperemos al menos en parte, lo que de repente sentimos que nos han arrebatado. Este sería “el nuevo orden”, ese que ha surgido de cosas indeseadas, de la dificultad, del temor o la preocupación …, este nuevo orden le daría sentido a toda esta locura que vivimos colectivamente. Si no conseguimos hacer algo válido con todo lo que nos ha traído el momento presente, nuestro futuro será más mediocre que nunca, porque las experiencias que no son aprovechadas, que no nos transforman y no nos hacen más grandes …, nos menguan, nos borran …, nos van haciendo desaparecer envuelt@s en miles de excusas que fomentan el rol de víctima y nos alejan del gran poder de sentirnos PROTAGONISTAS.

Publicaciones recomendadas
Contacto

No estoy por aquí ahora. Pero puedes enviarme un correo electrónico y me pondré en contactigo lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies